Oct 18

Gyroglove el guante que combate los temblores del Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurológica que se produce cuando las neuronas del cerebro no producen la cantidad suficiente de una sustancia química conocida como dopamina. En general, los síntomas pueden comenzar a manifestarse de una forma lenta en la persona y pueden ser: lentitud de movimientos, dificultades de coordinación y equilibrio, temblores en piernas, brazos y manos.

La enfermedad suele comenzar en personas que superan los 50 años, produciéndose con mayor frecuencia en hombres que en mujeres. En España esta enfermedad afecta a más de 160.000 personas y a más de 10 millones en todo el mundo.

La historia de Gyroglove comienza cuando su creador, Fai Ong, un estudiante de Medicina del Imperial College de Londres estuvo asistiendo a un paciente de la tercera edad con Parkinson. Después de comprobar, de primera mano, lo difícil que resultaba realizar labores cotidianas como comer, escribir, etc para estas personas, decidió buscar una solución para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Foto: Gyrogear.co

GyroGlove es un wearable con forma de guante que incorpora sensores y giroscopios cuyo objetivo es reducir, en al menos un 80 por ciento, los temblores de la mano, mejorando notablemente tareas básicas en la vida de cualquier paciente como comer, conducir o escribir. Los giroscopios siempre tratan de mantenerse en posición vertical, por lo que la idea es que éstos puedan contrarrestar el movimiento de la mano, reduciendo considerablemente el movimiento involuntario de la mano.

FOTO: gyrogear.co

 

GyroGlove de momento es un proyecto, en el que el equipo que lo desarrolla sigue trabajando para reducir el tamaño y el ruido del mismo, además de ir mejorando la fiabilidad del dispositivo. Todavía no existe una fecha exacta de salida a la venta de este wearable y por lo que respecta al precio se estima que no superará los 700 €.

Como siempre en este tipo de proyectos, habrá que ver la fiabilidad del dispositivo pero no cabe duda que tiene muy buena pinta. Si el dispositivo realmente puede reducir el temblor de la mano en un 80 por ciento en los pacientes de Parkinson, éstos pueden mejorar notablemente su calidad de vida, contribuyendo a que puedan realizar tareas cotidianas como conducir o escribir.